Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!


 

Sociedad Meiji renovándose,
  camino a la modernidad.

Claro esta que en esta era un cambio en la estructura social no podía hacer falta es por eso que uno de los primeros pasos del gobierno Meiji fue implementar nuevos rangos para los nobles. De esta manera alrededor de unas quinientas personas que prestaron servicios de valiosos a favor del emperador entre ellos  daimyos y samuráis, fueron reorganizados en base a cinco nuevos rangos: príncipe, conde marqués, vizconde y barón.
Todo lo anteriormente hecho junto con lo establecido en el ensayo Datsu-A Ron, escrito por Yukuchi Fukuzawa en 1885 estableciendo que “Japón debe enfocarse en llegar a ser uno de los países civilizados de oriente” y dejar atrás el “subdesarrollo sin remedio” de países entre lo que  nombra a Corea y China; logrando empujar aun más el avance de la sociedad nipona en la labor de desarrollarse más tecnológicamente en distintos ámbitos y alcanzar así la nación moderna que esperan construir.

 

 

 

La era Meiji, un nuevo horizonte económico para Japón


La Era Meiji le significo un gran avance al Japón en términos económicos y cómo no, si emplearon a más de tres mil expertos extranjeros en distintas materias como la ingeniería, las ciencias, la milicia, la navegación, la enseñanza del ingles entre otras. Además a esto hay que añadir el envío de estudiantes japoneses a estudiar al extranjero especialmente a Europa y América basados en los estatutos cuarto y quinto de 1868. Este proceso de modernización fue solventado y vigilado atentamente por el gobierno Meiji, en donde participan junto a este último las empresas que están presentes en casi todos los sectores de la economía, las denominadas zaibatsu, como la Mitsui y Mitsubishi. 
El gobierno en colaboración con las zaibatsu continuó trayendo tecnología al territorio nipón lo que le permitió asumir gradualmente el control de gran parte del mercado asiático en la manufactura de mercancías por lo que la estructura japonesa se hizo sumamente comercial importando productos crudos para luego exportar productos refinados dejando así atrás el limitado intercambio extranjero en el régimen Tokugawa emergiendo como la primera nación industrializada de Asia.
Pero eso no fue todo también  se realizaron reformas económicas que permitieron instaurar una moneda unificada en base al yen, además de una bolsa de valores, leyes de impuesto y una red de comunicaciones dando así un gran paso desde el establecimiento institucional moderna a una avanzada economía capitalista que lograría posteriormente.